La salud también consume luz